¿Das consejos o eres un referente? #ReflexionMarketing

¿Das consejos o eres un referente? #ReflexionMarketing

Hoy me he dado cuenta de algo.

Nadie quiere más consejos. Nadie quiere que le digan cómo debe hacer las cosas ni siquiera cuando no tiene ni idea de hacerlas.

Vivimos en el mundo de la información masiva y estamos desinformados. Esto hace que nos sea difícil valorar cuando un consejo o un pedazo de información es bueno o es malo.

¿Qué buscamos entonces? Buscamos pruebas.

Buscamos gente que ande su camino y no solamente que hable de él

O como dicen en inglés “walk the walk” y no sólo “talk the talk”

Gente que no solo nos enseñe sino que nos inspire. Eso es lo que buscamos.

Porque sabemos que llegado el momento, no será por falta de información por lo que fracasemos al tratar de aprender algo nuevo sino por falta de motivación.

Pues al final es la motivación que tenemos y no nuestras capacidades o información lo que hacen que tengamos éxito o no lo tengamos, en cualquier área en la que nos enfoquemos.

¿Ves a dónde quiero llegar?

Hoy me he dado cuenta de que al buscar en internet, la gente no busca la mejor información sobre un tema. Busca a alguien en quien pueda confiar, una persona que parezca que sepa del tema a la que hacerle caso.

Estaba viendo un lifestyle videoblog mientras desayunaba y me he preguntado ¿Por qué estoy viendo la vida de este tipo? Pero después me ha venido rápidamente la respuesta: Porque quiero saber que este hombre tiene una vida como yo y que si él puede hacerlo, yo también puedo.

Y ahí me ha hecho click.

Seguro que tu haces igual, apuesto a que si piensas un poco te das cuenta de que tienes a tus referentes para las áreas que te gustan y más allá del tema específico también te gusta conocer su vida.

La mayoría de la gente hace eso, tiene a sus referentes y los sigue. Si le gusta el fitness tiene a sus referentes de fitness y los sigue. Si le gusta el marketing tiene a sus referentes de marketing y los sigue… (a mi me puedes seguir en twitter @insiddesaul) y así con todo.

Y puede que a veces sí que vaya de web en web o de video en video, pero casi siempre lo hace con la intención de encontrar esa web o ese canal que tenga los mejores posts y videos. Porque es lo mismo, buscas un referente.

Dicho esto… ¿Qué tiene que ver todo esto con el marketing?

Que a día de hoy, aún veo montones de gente tratando de montar lo que yo llamo negocios anónimos. Negocios en los que no se intuye a nadie detrás y se habla al público como desde un sitio más alto.

“Yo soy el que sabe y estoy aquí arriba, detrás de la web, y todos los demás estáis ahí abajo para aprender de mí. Así soy yo de importante…”

No digo que sea imposible, pero sí creo que es 100 veces más difícil sacar adelante un negocio así.

Porque da igual que seas la web con el mejor contenido de internet, da igual que seas el mayor superexperto del país en tu campo, la gente no te lee no te compra por tener el mejor contenido, sino por tener la mayor confianza.

Y al final el marketing es eso. Establecer una relación de confianza con la persona hasta llegar al punto en que ésta confía lo suficiente para dejarse ayudar.

Y ayudarle cada vez más, que confíe cada vez más y así ad infinitum.

Eso es lo que hace grande a una empresa, a un blog, a una marca. La confianza.

Y es por eso que todos buscamos referentes, porque estos nos dan confianza, nos demuestran que son humanos como nosotros, que tienen una vida igual que nosotros y que si por tanto ellos pueden hacerlo, nosotros también debemos de poder.

Así que la próxima vez que te veas construyendo un muro entre tú y tu público, la próxima vez que vayas a quitarte de la ecuación y hablando solo del contenido como si este fuera lo más importante, recuerda que lo que de verdad tienes para ofrecerle al mundo es tu historia. No la desaproveches.

Empieza a ponerte en la línea y dejar que los otros te vean. Habla más de tí, documenta que haces en tu vida, sube fotos, videos, entrevistas, dale consejos a tu público, explicales lo que te parezca importanta aunque no venga al tema… pues es así cómo se construye la confianza.

Seguro que habrá un pequeño porcentaje de gente a la que no le guste pero estoy seguro que hay otro mucho más mayor al que sí. Es a esos a quien se lo debes.

No te quedes fuera y empieza a hacer lo que debiste hacer hace mucho tiempo, sacar eso que llevas dentro y entregárselo al mundo. Verás cómo te hace increíblemente feliz también.

Esta ha sido una de las mayores realizaciones que he tenido respecto al marketing en los últimos meses. Estaba desayunando y me ha venido como un flash, así que no he podido hacer otra cosa que sentarme y escribirla del tirón.

Espero al menos haberte aportado con esto una nueva perspectiva sobre el marketing que la mayoría de la gente obvia y ayudarte a mejorar tu negocio y por qué no, tu futuro.

Si te apetece más tengo otros artículos en el blog donde escribo un par de veces por semana: insiddemarketing.com/blog

Esto es todo por ahora ¿Prefieres más este tipo de posts o quieres técnicas y tutoriales? Cuéntamelo en los comentarios!!

Deja una respuesta